LIPOSUCCIÓN

La liposucción es una técnica indicada para la extirpación de la grasa localizada en diversas áreas de la superficie corporal, siempre se lleva a cabo en quirófano y con anestesia local o general; se realiza mediante cánulas de diversos diámetros, formas y tamaños conectadas a fuentes de vibración y succión.

Aumento de manas

Se realiza previamente un marcaje de las zonas a tratar y luego de la antisepsia y preparación de campos quirúrgicos estériles se inyecta una solución tumescente de suero combinadas con anestésicos y vasoconstrictores para minimizar las pérdidas hemáticas y evitar la aparición de anemias en el post operatorio.

La liposucción puede mejorar drásticamente el contorno corporal, siempre que esté correctamente indicada en pacientes con  buenos índices de masa corporal y siempre que no exista exceso de piel, en cuyo caso pueden requerirse técnicas quirúrgicas de extirpación cutánea para el retensado de la piel y mejorar el aspecto final.

Al extirpar la grasa, la piel tiende a retraerse para adaptarse al nuevo contorno ,pero esta capacidad  de retracción es limitada, debiendo siempre apoyarse del uso de prendas compresivas durante la recuperación.

Se suelen requerir algunas sesiones de masajes de drenaje linfático para mejorar el edema (casi siempre presente) y los resultados definitivos se suelen observar al cabo de 2 o 3 meses.

Es posible que si este tratamiento no se acompaña de una alimentación correcta y un estilo de vida saludable con actividad física regular, se pueda volver a recuperar la grasa perdida