CORRECCIÓN DE CICATRICES

Actualmente disponemos de diversas técnicas para la corrección de cicatrices inestéticas;  desde la extirpación quirúrgica (generalmente con anestesia local) con incisiones que cortan las líneas de tensión cutánea y luego la sutura cuidadosa  con hilos de pequeño calibre implantados en plano subcuticular. Se busca una mínima tensión durante el nuevo proceso de cicatrización.

También se puede mejorar el aspecto de las cicatrices deprimidas, mediante la inyección de grasa autóloga o ácido hialurónico, devolviendo la uniformidad al contorno cutáneo. Hay que tener en cuenta que cuando se tratan de cicatrices queloideas existe el riesgo de recidiva de la cicatrización  exagerada.

Son procedimientos ambulatorias y de rápida recuperación.

Aumento de manas